Runy se rescató de pequeñita de la dura calle. Y aunque quien lo rescató es alérgica, no dudo en cuidarlo. Pero lo peor no era la alergia, esta de alquiler y la casera no acepta animales, no había forma de convencerla. Así que le buscamos un nuevo hogar, y aparecieron Enrique y Paqui. Ahora es muy feliz. Gracias por adoptar.