Nieve fue rescatada por una colaboradora, intentaba con todas sus fuerzas entrar en el mercadona de Griñón pidiendo comida y calor. Muy delgada, desnutrida y sucia, pero con una carita preciosa. Pedimos ayuda para acogerla, pues no teníamos lugar donde pasar la cuarentena. Mayka, se ofreció a ser casa de acogida. Pero claro, Pingo el perro, la adoptó el primero, no se separaba de ella. Maou la gata ( también adoptada) fue la siguiente. Claro, a Mayka no le quedó mas remedio que adoptarla. Formana una familia muy feliz.